Close

PIDE TU CITA +34 93 879 44 53 info@coiclinicadental.es

Prostodoncia

“La porcelana dental, es un tipo específico de cerámica, más dura, translúcida y de amplia difusión desde hace 3.000 años. Sin embargo su introducción en el área odontológica se remonta a finales del siglo XVIII”

Hasta antes de esa fecha los materiales utilizados para reconstrucciones protésicas eran muy variados como lo eran el hueso, marfil, madera, clavos, dientes de cadáveres, etc. Estos materiales sufrían el mismo deterioro y envejecimiento que los dientes naturales por la acción del medio oral. No fue hasta 1717 que los secretos de fabricación de la porcelana china fueron desvelados a los europeos por los misioneros jesuitas provenientes del oriente. A pesar de que los primeros dientes fabricados en porcelana presentaban grandes defectos, como el grado de contracción que sufrían al cocerse, eran superados por la ventaja de su estética y estabilidad en el medio oral. Tanto es así que se les denominaron dientes “incorruptibles”, término que ganó gran aceptación a la par que fue sinónimo de dientes de procelana.

En 1983, se produjo un nuevo hito con la introducción, de sistemas cerámicos de alta resistencia y libre de contracción durante el procesado, lo que permitió el aumento de las indicaciones de coronas cerámicas de más alta resistencia en el sector posterior. Este tipo de sistemas (Cerestore) el procentaje de alúmina del núcleo era mayor y con un proceso de elaboración complejo, pero tenia la ventaja de que contrarrestaba la contracción durante la cocción del núcleo. A partir de entonces el desarrollo de las cerámicas ha sido vertiginoso. Fueron desarrollándose cronológicamente, al sistema Cerestone le siguió el Hi-Ceram que contiene el mismo procentaje de alúmina pero el proceso de creación se simplificaba, y en 1996 fue sustituido por el sistema In-Ceram (cerámicas infiltradas o inyectadas), que se basa en la realización de coronas mediante un núcleo de alúmina presintetizado con un contenido de alúmina del 70% inicialmente poroso y posteriormente infiltrado con vidrio. En otros intentos, en 1993, se dio un paso importante en el desarrollo de las cerámicas de mayor resistencia con el concepto Prosera/AllCeram. Estas restauraciones constan de un núcleo de alúmina densamente sinterizada (99,9% de alúmina) recubierta con cerámica compatible convencional. La introducción de estos sistemas han aumentado las indicaciones, con reservas, a la realización de puentes hasta tres unidades mediante la utilización de porcelana libre de metal. Al igual que el sistema IPS-Empress II (cerámica infiltrada) que es una cerámica de di silicato de litio de alta resistencia, que ha conseguido unir secciones por medio de conectores de diferentes medidas para los sectores anteriores y posteriores. Solo por mencionar algunos de los sistemas de cerámica infiltrada. También actualmente se encuentra en el mercado sistemas cerámicos con núcleos totalmente hechos de óxido de zirconio, recubiertos con una cerámica veneer especialmente diseñada. Se fabrica utilizando el sistema CAD/CAM, a partir de bloques de zirconio presintetizados, dando a la restauración una alta dureza y un excelente ajuste como lo es el sistema Lava.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies